Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

jueves, 4 de julio de 2013

ESPEJOS (REFLEJOS)


La mujer madura, de piel gastada y áspera, y alma cansada se mira en el espejo. La muchacha joven, de piel suave y sonrosada, y espíritu alegre le devuelve la mirada desde el reflejo.

Los ojos de la mujer madura son azules, pero, no brillan sobre las ojeras grises que los enmarcan. Los ojos de la muchacha son añiles destellos del cielo y sus pómulos son de carne fresca y lozana.

La boca de la mujer madura es una línea gris, que ha olvidado el don de la risa. Los labios de la muchacha son una turgencia roja, que no conocen nada más que el placer de la carcajada.

El cabello de la mujer madura es escaso y sin brillo, de un color gris muy claro. El pelo de la muchacha es frondoso y brillante,  de un tono dorado muy bello.

Los senos  caídos de la mujer madura son marchitas flores ajadas en su pecho. Los firmes pechos de la muchacha son gloriosas rosas rojas por recolectar.

La mujer madura temblorosa; pregunta:

- ¿Quién eres?- La voz de la mujer  es cansada y hueca.

La muchacha sorprendida; responde:

- Soy tú.- La voz de la chica es vivaz y fuerte.

La mujer madura pasa nerviosamente su lengua por los resecos labios.

La muchacha desliza sensualmente la lengua por los húmedos labios.

- Sí. Te recuerdo- dice la mujer madura llorando.

- Claro. No puedes olvidarme- dice la muchacha sonriendo.

La mujer madura se lleva las arrugadas  manos a la cabeza en un gesto de desesperación.

La muchacha pasa sus esbeltos dedos por  el cabello en un ademán de coquetería.


La mirada de la muchacha atraviesa el espejo y observa a la mujer madura con una cierta pena, por la crueldad del paso del tiempo.

Los ojos de la mujer madura cruzan al otro lado del cristal y miran a la muchacha con un resquicio de envidia por la añoranza de los tiempos pasados.

- ¿Qué has hecho conmigo?- pregunta la muchacha.

- Te perdiste hace tiempo- responde la mujer madura.

- ¿Qué hiciste de mis sueños?- inquiere la niña rubia.

- Hice de ellos mis pesadillas-  responde la mujer ajada.

- ¿Qué recuerdas de mis amores?

- Nada recuerdo de ningún amor.

- ¿Por qué?- pregunta la muchacha. Una arruga encantadora se forma en su frente entre las cejas  dándole un aspecto triste e inocente. Es la marca de la ingenuidad.

- ¡No sé!- contesta la mujer madura. Una estría desagradable surca su entrecejo provocándole un gesto agrio y desconsolado. Es el estigma de la soledad.

- Te casaste con un hombre al que no amabas solamente por su dinero. Ahora tienes dinero, pero no tienes la vida. ¡Eres infeliz! Tu marido te ha maltratado y te ha humillado. Para él sólo eras un cuerpo bonito del que presumir ante sus amigos, pero hace años que estas ajada y marchita, rodeada de tu infelicidad. Ahora él te tiene olvidada y ha vuelto con otras mujeres de piel suave, para no tener que tocar tus asperezas, ni tener que ver de cerca tus arrugas. Ahora es cuando te das cuenta de lo que has hecho con tu vida.

- ¡Por favor, déjame en paz!- grita la mujer madura.

- ¡Lo siento, no puedo hacerlo!- exclama la muchacha.

- ¿Qué es lo que quieres de mí?- pregunta la mujer madura. Ríos de lágrimas bajan por sus pálidas mejillas.

- Nada más te quiero a ti- responde la muchacha. Una lágrima  desciende por su mejilla sonrosada.

- ¡No!- grita la mujer madura con desesperación.

- ¡Sí!- exclama la muchacha con tristeza.

La mujer madura lanza un frasco de exquisito perfume extremadamente caro, comprado en la mejor perfumería de París, contra el espejo; el cristal salta hecho añicos, devolviendo una terrible imagen deformada de la muchacha.

- No debiste romper el espejo. Ya no podrás controlar lo que refleja- dice la sombra que habita otro lado del espejo, pero la imagen reflejada entre los fragmentos de cristal ya no es la bella y lozana imagen de la muchacha; es la imagen de un cadáver descompuesto, plagado de gusanos; un cadáver de ojos blancos y húmedos como los del pescado muerto. Es el cadáver de la mujer madura, es el cadáver de la muchacha. Un cadáver que sangra abundantemente por las muñecas rajadas.

El cadáver tiende la mano hacia el espejo.  La mujer madura siente el pánico recorrer cada punto de su cuerpo desnudo. La mano descarnada atraviesa el cristal, como si se tratara de una pared de agua y se mueve lentamente hacia el rostro paralizado por el horror de la mujer madura.

La mujer reacciona finalmente y corre fuera del cuarto de baño, del cuarto del espejo, huyendo de su reflejo. Siente la fría presencia salida del espejo caminando tras ella. Perseguida por sí misma no tiene donde esconderse; no puede escapar de su propia imagen. Siente una terrible desesperación en el centro de su estómago. 

Corre por el amplio pasillo de la mansión, desciende las escaleras medio de pie, medio rodando, arrastrándose. Finalmente cae en el rellano del primer piso, lastimándose las ásperas rodillas; se vuelve nerviosa sintiendo la muerte a su espalda descendiendo las escaleras, pero nada hay tras ella. Sólo le parece ver una sombra difusa aguardando en la oscuridad del piso superior.

Jadeando por los nervios y el miedo, siente su vejiga a punto de estallar. Un viento frío, antinatural, proveniente del piso de arriba recorre su cuerpo desnudo, poniéndole la carne de gallina, haciéndola tiritar. Lo que se encuentra allí arriba está quieto observándola pacientemente. Tiene todo el tiempo del mundo a su favor. Nadie puede escapar de sí mismo, de sus actos, de sus mentiras, de sus decisiones erróneas, de su pasado, de la verdad que se esconde en su corazón, de su futuro…del futuro que pudo ser y no fue. Nadie puede escapar. En ese instante, con la muerte llamando a su puerta, recuerda su vida en un segundo y ve los caminos no tomados. Ve las bifurcaciones que hubieran conducido su vida a la felicidad, pero es demasiado tarde. Tomó el camino más fácil. Un camino sin retorno que la condujo directa a la soledad, la tristeza, el vacío y la muerte…

La mujer desde donde está vigilando la escalera, echa un rápido vistazo a la puerta de la casa; la salvación está más allá del largo pasillo en el que se encuentra. Es un pasillo de suelo de mármol gris; largo y estrecho. Tan largo que parece interminable, tan interminable que quizá no tenga fin.

Un último vistazo a la escalera y se lanza a la carrera atravesando el oscuro y estrecho pasillo. Por un momento le parece que el pasillo se alarga indefinidamente, según va corriendo dando veracidad a los desvaríos provocados por el terror, que le hacen pensar que el pasillo es infinito. Pero finalmente llega hasta la puerta y comienza a descorrer los cerrojos dorados, que la separaban de la calle, de la salvación. Los cerrojos bañados en oro, cuyo fin es proteger el interior del exterior; ahora su función es la contraria.

Percibe un movimiento a un paso de ella, a su derecha; sus asustados ojos vagan hacia allí. Su imagen mira desde el pequeño espejo del recibidor. Un reflejo. Ella misma ha sido la causante del movimiento, que le ha asustado. Descorre el último cerrojo con dedos temblorosos. Una mano pálida y fría surge del espejo del recibidor y agarra con sus helados dedos el brazo de la mujer madura. La mujer grita, sintiendo la quemazón helada en su muñeca. Una fuerza irresistible le atrae hacia el espejo, ignorando sus gritos y llantos de desesperación y terror. Ve su cadáver en el espejo tirando de ella, siente el corte del cristal en la carne al romperse el espejo,  y luego todo es oscuridad. Oscuridad y paz. La paz de un ajuste de cuentas consigo misma. Siente el hormigueo en las muñecas y el ruido del goteo constante repiqueteando en el suelo.

Finalmente la mujer madura muere y una pequeña sonrisa de triunfo surge en su cara. Una sonrisa que recuerda débilmente a aquella muchacha alegre llena de maravillosos sueños, que había sido hacía tanto tiempo.


El esposo, un hombre maduro de cabello plateado y gesto severo, regresa a casa. No puede decir que regrese a un dulce hogar, pues el amor y la felicidad desaparecieron hace tiempo de esa mansión, si es que alguna vez estuvieron presentes allí, y se da cuenta de que cada vez hay más vacío y más espacio hueco dentro de la casa, por mucho que lo llene de cosas pagadas con una tarjeta de plástico de color dorado.

Tras abrir la puerta se encuentra todos los espejos de la mansión rotos. En el baño su esposa se ha cortado las venas frente al espejo y yace muerta y fría, desnuda e indefensa. La sangre que brota de los finos cortes que hay en las muñecas de la mujer baña el suelo, mojando los fragmentos del espejo roto, tiñéndolos de sangre. El hombre maduro ve su reflejo en un trozo de espejo fragmentado, mancillado por la sangre de su mujer, que devuelve al hombre la imagen  carmesí de su rostro desfigurado y ese rostro  produce en el hombre un profundo terror en su interior…

1 comentario:

  1. Es un relato muy intenso, me gusto mucho. Por desgracia hay muchas personas que eligen una vida comoda en vez de seguir su corazón. Y tal vez este es el castigo, llegar a la vejez lleno de arrugas y cicatrices en el corazón, sufriendo por los sueños que no se cumplieron, por los momentos que no pasaron. El final me impresiono, creo que el dolor de ver que tu vida haya pasado así, puede llevarte a cometer una locura, aunque mi opinión es que nunca es tarde empezar desde cero y elegir la muerte no es una solución.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás