Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

jueves, 8 de agosto de 2013

EL MONSTRUO QUE HABITA EN EL ARMARIO


El niño, no más que un bebe, camina perdido en la oscuridad de su propio cuarto, tan grande e inexplorado para él como si fuera el ancho mundo que aguarda en el exterior. La terrible pesadilla que ha despertado al niño, plagada de gritos y golpes, aún aletea como una mariposa en su cabeza, embotando sus sentidos. Pasito a pasito de sus gordezuelas piernecitas ha dejado atrás la seguridad de su cuna para adentrarse en  lo desconocido. Se aleja de su lecho y de su fiel osito de peluche, anadeando molesto, incomodo por un pañal empapado de orina que supera peligrosamente su límite de carga, acercándose con cada uno de sus inseguros pasos hacia la ominosa sombra que esperaba en el ropero. El monstruo que habita en el armario observa los confusos movimientos del niño rubio con ojos rojos como la sangre que se atisban entre las rendijas de la puerta.

El niño puede olfatear,  desde su cuna,  el profundo olor que desprende el armario cada noche. Pero ahora que se acerca a la fuente del olor lo percibe  más claramente. Huele como el abuelo pero mucho más profundo, huele a viejo, a algo muy antiguo.

La puerta de la habitación se abre de pronto, dando paso a la claridad de la luz de la bombilla del pasillo, que dibuja en la puerta la silueta de su papá. Entonces,  el niño se percata de que lo que le ha despertado causándole tanta inquietud, que le ha obligado a abandonar su cuna, no ha sido para nada una pesadilla.

Su padre entra en la habitación, arrastra a su madre de los pelos y la tira contra la cuna, volcándola violentamente en su caída. Su padre tiene un brillante cuchillo en la mano y su madre sangra abundantemente de un feo corte en la mejilla,  su bonito vestido blanco está empapado de rojo.

El niño rompe a llorar con un sollozo desgarrador.  No suele llorar, pues a pesar de ser sólo un bebe, está muy acostumbrado a los gritos y a los golpes, al llanto que desgarra el pecho de su madre cada noche antes de dormir.  Pero esta vez, es diferente, puede sentir la sombra que invade los ojos de su padre y como el último hilo que ataba su mente a la cordura se ha roto por fin. Siempre ha sabido que eso iba a pasar, desde el día en que lo pusieron, indefenso,  en los fríos brazos de aquel hombre, sintió verdadero temor de lo que habitaba en su interior. Durante  los días discurridos de su corta vida,  ningún amor había percibido, por mucho que lo había anhelado, dentro de aquel cuerpo, sólo frío y oscuridad.

Su padre se agacha delante del niño, el cuchillo rozando su piel, acaricia su pelo con un gesto tan frío como el corazón del invierno, lo agarra de su camisita de dormir, levantándolo sobre su cabeza con indiferencia y se dispone a lanzarlo contra la pared, decorada con conejitos azules y nubes rosas. El niño escucha las desgarradoras suplicas de su madre, malherida en un charco de sangre. Su papá lo lanza sin miramientos, se siente volar por unos segundos. Espera, asustado, el fuerte golpe en su desprotegida cabeza de rizos dorados. Entonces, la puerta del armario se abre de golpe y la sombra que habita en todos los armarios,  de cada cuarto donde duerme un niño, velando los desprotegidos sueños de los inocentes chiquillos, lo envuelve con su calor y lo deposita, con sumo cuidado y amor, lejos de las  crueles manos de su perturbado progenitor.

Desde el rincón, donde lo han dejado, el niño observa fascinado, como el monstruo del armario se enfrenta a su padre. El hombre intenta acuchillarlo, pero no se puede herir lo que no existe, lo que toma forma de la imaginación de todos los niños, no se puede abatir a algo así. Sólo se puede ser devorado por un ser así.

Una vez que el monstruo del armario termina su labor, toma al niño y lo deposita en los temblorosos brazos de su maltrecha madre. El niño sonríe con cariño al monstruo acariciando sus formas hechas de sombra e ilusión, los ojos como la sangre, del monstruo, miran embelesados al niño, acunado entre los amorosos brazos de su madre. La puerta del armario se cierra, el monstruo que habita en el armario puede cesar su guardia por esa noche.

4 comentarios:

  1. Acabo de descubrir el blog y me parece genial tener toda la magia junta para poder consumirla en plan glotona. Este relato, que había leído ya en TR me parece sobrecogedor y maravilloso. Los monstruos más temibles suelen estar fuera de los armarios.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por todo. Tus comentarios de hoy en tusrelatos me han dejado sin palabras. Por supuesto que puedes considerarte descendiente de los protagonistas de La magia de las palabras, porque en realidad lo eres ya que tienes el don de contar historias sin ninguna duda.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Esteban. Me gustó mucho esa vuelta de tuerca del relato, con el monstruo que primero aparece como el ser más temido, y luego como el salvador. Excelente.
    ¿Uno de monstruos y roperos? Estás invitado a pasar por aquí ;) : http://thejuanitosblog.blogspot.com.ar/2013/06/el-error.html
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto tu relato "Error", Juan. Muy bueno. Una misma temática con distintos puntos de vista. Un saludo.

      Eliminar

Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás