Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

domingo, 9 de febrero de 2014

XANA


Amanece en el frondoso bosque asturiano, la noche de San Juan llega  a su final, el verano comienza, los primeros rayos del sol estival despuntan brillantes entre las esponjosas nubes. En un tranquilo claro del bosque de hayas, una cascada de agua pura y cristalina desciende sobre un estanque, como una cortina de cristal vivo. En la orilla una muchacha de largos cabellos rubios   se peina, con un cepillo plateado, observando su reflejo en el estanque,  mientras tararea una dulce canción de amor, está completamente desnuda y su pálida piel brilla como nácar líquido, reflejando los rayos del sol del alba. Oculto entre las matas un muchacho observa, maravillado a la doncella, prendado de su belleza. Es tan hermosa como la antigua estatua de una diosa griega, tan etérea como  el agua de la cascada, tan brillante como un rayo de luz reflejado en un diamante, pero tan real que lo deja sin aliento.  El cepillo se desliza por la melena rubia de la joven, una y otra vez, se peina con gestos tan sensuales que encandilan al ingenuo adolescente. El muchacho desea poder enterrar sus dedos en ese sedoso cabello  de oro, aspirar  su olor, que imagina dulce y fragante, embriagador como una copa de buen vino. Desea con locura deslizar sus manos por la húmeda piel, bañada de gotitas de agua del estanque, y acariciar sus pequeños pechos de erectos pezones sonrosados, mientras besa su esbelto cuello y desliza una mano por el liso vientre y su sexo, cubierto por un escaso y fino vello dorado,  que supone tan cálido y dulce como la miel.

Mientras el adolescente observa el cuerpo desnudo de la muchacha, imaginando lo que haría con esa mujer, si ella le ofreciera sus favores, la jovencita desnuda se gira, sin dejar de peinar sus largos cabellos, fijando su mirada en el lugar donde se encuentra el joven como si lo viera perfectamente, incluso a través de las matas tras las que se oculta, con sus ojos azules, de un color tan intenso como el de dos zafiros, como si leyera claramente su deseos y su lujuria, y se alimentara de esas emociones.

- Ven, buen amigo. Tengo algo que proponerte- dice la muchacha con voz  tan musical como una melodía de Mozart, haciendo un claro gesto con la mano dirigido al muchacho, invitándole a acercarse a ella.

Pero el muchacho ya ha escuchado antes esta historia, sabe como termina la historia, una historia que se repite en aquellos valles a lo largo de los siglos. Todos en aquella región han escuchado la vieja leyenda, la leyenda de la encantada, el mito de la Xana que se aparece en las fuentes y en los arroyos, desnuda, peinando sus largos cabellos dorados, y ofrece conceder deseos carnales o tesoros ocultos a jóvenes que nunca regresan a las aldeas, o sí regresan con el resto de los humanos, no vuelven a ser los mismos que eran antes del encuentro con aquellos bellos e inquietantes espíritus del bosque, los arroyos y las fuentes.

El muchacho duda, por unos instantes, pensando que las historias, sólo son eso historias, cuentos de viejas y de borrachos. Que en el siglo XXI, sí alguna vez existieron las Xanas o las mouras, los trasgos y los endriagos están olvidados hace tiempo, muertos y enterrados, viejos recuerdos, antiguas leyendas, falsas cancioncillas infantiles, nada más. Pero, a pesar de eso, duda, pues la muchacha es tan profundamente bella, que piensa que no puede pertenecer al mundo terrenal y esa duda es suficiente para que alguien se le adelante.

Otros tres jóvenes entran en el claro. El chico los conoce bien van a un curso superior en el instituto. Chicos problemáticos, malas notas, peleas, algún turbio asunto de drogas. Nada bueno.  Aún recuerda la humillación y el sabor de la sangre en su boca cuando dieron una paliza y le obligaron a pasear desnudo por todo el instituto, sólo por pura diversión. Por lo visto al igual que él han estado de fiesta toda la noche de San Juan y el amanecer los ha pillado despejándose en el hayedo.

La muchacha desnuda deja el peine quieto por unos instantes, detenido entre dos cepillados, observa inquieta a los tres jóvenes, claramente borrachos o drogados, acercarse a ella entre risas y miradas lascivas. Pero es una actriz consumada, lleva siglos hechizando jóvenes, su expresión torna, al instante, de una profunda inquietud a un gesto de agrado y sensualidad.

- Hola, buenos amigos, bienvenidos seáis a mi claro- dice con una voz hipnótica cargada de poder.

Pero aquellos muchachos no son para nada buenos amigos, y sus sentidos están demasiado perjudicados por la noche de juerga, bañada de alcohol y drogas, el poder de la voz del espíritu de las fuentes se pierde, inútil, sin conseguir hacer ningún efecto en los jóvenes.

- ¡Hostia! ¡La Xana!- dice, riendo a carcajadas, uno de los muchachos, que lleva la cabeza rapada, devorando con  unos ojos ciegos de lujuria el cuerpo desnudo de la joven. Su mente está demasiado enturbiada para distinguir la realidad de las alucinaciones provocadas por las drogas.

- Puedo cumplir todos vuestros deseos- dice ella, intentando aparentar normalidad, pero en sus ojos brilla el miedo.

- Claro que puedes- dice el más alto de los chicos, un muchacho bastante guapo de cabellos  oscuros, largos y desgreñados, con voz átona.- De hecho lo vas a hacer. Vas a cumplir todos nuestros deseos.

La  muchacha intenta escapar introduciéndose en las aguas en calma del estanque, pero el chico le agarra con fuerza del brazo, impidiendo que se introduzca en el agua.

Desde las matas, el adolescente que mira todo a escondidas, observa, confuso y aterrado la escena. No es una escena agradable. Es sucia, violenta y triste, es sangrienta y cruel. Los muchachos la violan y la golpean uno detrás de otro. Mientras lo hacen, los azules ojos de ella miran, una y otra vez, hacia el lugar en las matas donde él está escondido, buscando ayuda, suplicando auxilio. Por un momento está tentado de salir al claro para ayudarla, pero conoce a aquellos chicos, sabe que si lo hace está muerto. Él no es ningún héroe de leyenda, sólo es un chico normal y corriente de catorce años, enclenque y debilucho, que suspende siempre educación física, muerto de miedo, paralizado por el terror. Así que de una manera cobarde se acurruca entre las matas y solloza en silencio, escuchando los desgarradores gemidos de la muchacha y las odiosas risas de los chicos que la violan sin hacer nada para evitarlo.

Cuando los muchachos se van, dejando a la chica tirada en el claro como un despojo, corre en su ayuda. Está más muerta que viva, llena de cortes y golpes, los muslos ensangrentados, la mirada perdida, el brillo azul de sus ojos desaparecido.

- Buscaré ayuda- dice él, sin saber que debe hacer, la muchacha estira su mano y agarra con desesperación la temblorosa muñeca del chico, suplicante.

- No me dejes- murmura con gran esfuerzo- Tiene los labios destrozados, goteando sangre, apenas puede tomar aire para respirar.

- Debo traer a un médico o morirás.

- Nada… de… med… medi…cos. Nin…gún humano…, por fa…vor.

-¡Oh! ¡Mierda! Eres la Xana de verdad. ¡Joder!- exclama él, entre aterrado y maravillado.

- Lleva…me… al… a…gua- pide ella con un suspiro apagado.

 El muchacho obedece. Con sumo cuidado acerca el tembloroso cuerpo de la Xana hasta el agua y se introduce con ella en el estanque, tiñéndolo con el color rojo de la sangre. Al ver el beneficioso efecto que las aguas provocan en las heridas del espíritu de los arroyos, el muchacho se coloca justo debajo de la cascada, con la muchacha desnuda abrazada a él, aferrada a su cuello como si no hubiera nada más en el mundo que su cuerpo.

- Les hubiera concedido cualquier deseo- dice la muchacha, sollozando como una niña pequeña, asustada y confusa.- ¿por qué me han hecho esto?

- Porque la gente como esa no tiene ningún deseo- responde el chico intentando consolar a la joven violada.- Están muertos por dentro.

Según hablan el agua parece restañar las heridas, los cortes y los moratones, pero no es capaz de volver a hacer brillar los ojos azules, que continúan apagados.

Durante un buen rato permanecen bajo la cascada, en silencio, ella dormita con la cabeza apoyada en el enjuto pecho de él. Las heridas desaparecen por completo. La xana alza su cabeza y mira al chico directamente a los ojos.

- Te daré todo el oro que guardo en las profundidades del estanque, si los matas y me traes sus cabezas- ofrece la Xana, su voz es tan fría y afilada como una esquirla de hielo. Es la voz del odio hecha aliento.

El muchacho observa horrorizado su  hermoso rostro, sin dar crédito a las palabras del espíritu del agua. Ella hace un gesto con la mano, levantando el encantamiento que oculta el fondo del estanque. El agua brilla con un increíble fulgor dorado que ciega al chico.

- Hay tanto oro como para que tú y todos los descendientes que te seguirán viváis rodeados de los más fastuosos lujos hasta el día del fin del mundo. Más oro del que puedas imaginar o soñar, y todo será tuyo a cambio de sus cabezas.

El muchacho duda, pero la visión del oro nubla su mente y su corazón.

- Lo haré- dice, las manos le tiemblan y el corazón le late desbocado como un tambor en su pecho.

- Hazlo.

El espíritu de las aguas alza la vista hacia el hayedo que rodea el estanque.

- Están no muy lejos de aquí regodeándose de sus actos. Enviare una niebla suave y dulce para que los adormezca. ¡Tráeme sus cabezas!- su voz rezuma tanto veneno como los colmillos de una víbora hocicuda.

Una espada surge del agua sostenida por una mano fantasmal. La muchacha la toma y se la tiende al chico.

- Acepto el trato- dice él cogiendo el arma.

La niebla surge del estanque como si fuera un ser vivo y se desliza, espesa y gris, bajo las verdes hayas. El muchacho sigue el camino que marca la niebla. No mucho después regresa empapado de sangre de la cabeza a los pies, en cada mano sujeta una cabeza del largo y grasiento pelo y porta una tercera cabeza rapada en el hueco del brazo.

La Xana asiente y se sella el pacto. Las cabezas por el oro.
El muchacho regresará al mundo de los humanos y poseerá una fortuna inacabable, pero como ha ocurrido siempre en las historias que cuentan en esos valles, desde que el mundo es mundo, aquel que cruza sus pasos con una encantada y regresa al mundo de los vivos nunca volverá a ser el mismo.



4 comentarios:

  1. ¡TOCADA! No tengo palabras... Te has molestado en conocer, no sólo nuestra mitología (La Maga te diría que antropología, puesto que cree firmemente en la existencia de tan carismáticas criaturas y comparte tardes de pluma y chocolate con ellas), si no, también nuestra flora. Los mágicos bosques de hayas (fallas en asturiano), son el escenario perfecto para este tipo de historias. Tu cana, bien podría haber sido la primigenia si no fuera porque el cuento se desarrolla en la actualidad. De hecho, estas bellas criaturas miran en el corazón de los hombres, por lo que las almas puras, nada deben temer. Disfruto este cuento como un regalo. Abrazucu apretadín desde Villa de Rayuela, tierra de Xanas y gentes de almas puras, puesto que aquellas opacas, oscuras... son tornadas por las Xanas en abono para nuestras cada vez más abundantes hayas.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Esteban!, narras esas historias con una gran belleza. Me voy a aficionar a vuestros bellos relatos. Mis felicitaciones,

    ResponderEliminar
  3. Este no está tan bien como los otros que he leído, pero sigue siendo un buen trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guillermo por comentar y por seguir leyendo. Seguro que encontrarás otros que sean más de tu agrado y alguno, espero que los menos que no te gusten. Un saludo.

      Eliminar

Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás