Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

martes, 24 de junio de 2014

LA BESTIA DE GUÉVAUDAN

La noche cae, como un manto entretejido de espesas tinieblas, sobre la pequeña granja, los lobos aúllan como un funesto coro sobre el valle, las ovejas se mueven inquietas en su corral, presagiando temores ignotos. Un perro pastor negro, alza la cabeza, despertado de su inquieto sueño, agita las orejas atento, escruta las sombras y olfatea el frío viento del anochecer percibiendo claramente un olor nauseabundo, el olor del miedo, el olor de la muerte. Ladra a la noche a modo de desafío, pero no puede evitar temblar y encogerse, en su rincón, junto a la chimenea, donde todavía humea el último rescoldo, las últimas ascuas de la hoguera que ha calentado aquel hogar durante el gélido día de invierno.
Algo se acerca, algo desciende entre el espeso bosque de retorcidos pinos y fuertes robles blancos, algo se arrastra protegido por la oscuridad que da cobijo a la noche.
La joven despierta con el ladrido del perro, con el corazón latiendo desbocado en el pecho. Una vez el perro pastor ha dejado de ladrar, todo queda en silencio, un silencio tan espeso que se puede respirar, que se pega a la piel y se adhiere al corazón. La muchacha alza la vista por encima de la vasta manta de lana, hacia el postigo de madera que cierra la ventana de su cuarto separándolo del exterior. Siente un terror intenso que la mantiene inmóvil contra el lecho.


Durante los últimos meses los ataques de la Bestia han aumentado. Decenas de víctimas han caído bajo sus garras, destrozadas por sus sangrientas fauces. En la Molette, en toda Gévaudan y sus bosques, el miedo es una parte más de sus gentes, nadie sabe cuando amanece el día, si va ver la llegada del ocaso o va a ser el nuevo sacrificio para la Bestia.
Escucha claramente el ruido junto a su ventana. Grita pidiendo ayuda. Al instante su viejo abuelo, la única compañía en aquellas soledades para la joven. Acude. Por lo visto el ladrido del perro también le ha avisado de que algo acudía hacia la cabaña. Algo terrible. Abuelo y nieta se miran a los ojos, aterrados, con los rostros pálidos como la cal. La muchacha ve el temblor en las arrugadas, en las queridas, manos del viejo.
Entonces llaman a la puerta de madera de la cabaña. Es una llamada humana y una voz humana llega del exterior. Una voz conocida. El miedo desaparece en un suspiro. Respiran, agitados, recobrando la calma que les había arrebatado el terror.
- Gastón abre la puerta. Soy Jean, Jean Chastel.
La muchacha sonríe a su abuelo. Jean Chastel es un viejo amigo del anciano, un granjero con una buena tierra, no muy lejos de la suya y tabernero local.
Su abuelo abre la puerta para recibir a su amigo y ver qué es lo que le lleva a su hogar a la caída de la noche.
Una enorme masa oscura de pelo rojizo salta sobre el viejo empujándole y derribándole. Con sus poderosas fauces desgarra el cuello del anciano, muerde y muerde, agitando su fuerte cuello hasta que la sangre lo baña todo.
La joven grita aterrada, la bestia alza la cabeza, mirándola directamente. Tiene todo el hocico teñido de sangre.  Es una animal enorme, una mezcla entre lobo y mastín, descomunal, cruel, artera y astuta bestia del infierno. Su abuelo se agita en el suelo con los últimos estertores antes de la llegada de la muerte.
El perro pastor surge de las sombras donde se había refugiado, dominado por el miedo y se lanza con un inútil gesto, de enorme valor y fidelidad, contra la enorme bestia. La muerte le llega deprisa.
Jean Chastel entra en la cabaña, echa una fugaz mirada al viejo moribundo con la garganta abierta en canal y a los restos informes del perro pastor.
-  Hola pequeña, no tengas miedo- dice, acariciando la mejilla de la aterrorizada muchacha que se encuentra encogida en un rincón de la cabaña.- Soy el tío, Jean. Nada malo puede pasarte junto al tío Jean.
Comienza a hablar con voz tranquila y despreocupada, dulce y suave como se le habla a un niño que acaba de despertar de una pesadilla, para tranquilizarlo.

- En estos valles los lobos han matado siempre a animales y personas. Sobre todo a muchachas indefensas que cruzaban el bosque. Cuando encontré a este maravilloso animal, a este regalo de la naturaleza, nada más que un cachorro perdido en el bosque, repudiado por su manada, por ser diferente, se me ocurrió una idea genial, mi niña bonita: aprovechar el mito, servirme de la leyenda, crear a mi propia bestia, para saciar mis propios instintos. Desde entonces cojo lo más granado de la belleza de estos valles, muchachas y niños, y doy rienda suelta a mis bajas pasiones. Si, corazón mío, lo has adivinado yo soy la verdadera bestia de Guévaudan y vamos a jugar.

1 comentario:

  1. Muy bueno, Esteban.
    Muy buen manejo del suspenso a cada paso de la trama (aunque mi mente retorcida me llevó a pensar que Jean Chastel, al momento de tocar la puerta, se traía algo entre manos...). Gran final abierto, me gustó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás