Translate

LA OSCURA REALIDAD

LA OSCURA REALIDAD

lunes, 21 de abril de 2014

EL SUEÑO DE UNA NOCHE EN LLAMAS

La  gran ciudad ardía en la oscuridad como una inmensa bola de fuego, con llamas tan altas como edificios y era un espectáculo inigualable para los ojos, mucho más para unos ojos como los suyos que veían cada ínfimo detalle, cada mota de polvo flotando en el ambiente. Poseía unos ojos almendrados que brillaban con los reflejos de las hogueras, con destellos dorados como dos pequeñas cuentas de oro líquido, bajo la oscuridad de la capucha negra se intuía un rostro muy pálido, coronado por un indomable cabello de un color  rojo intenso que asomaba, como una llamarada más, entre el resto de lenguas de fuego que invadían la noche.  Sus movimientos rápidos, suaves y fluidos mientras corría por la azotea del rascacielos forjado de cristal y hormigón no eran del todo humanos, en realidad ningún humano hubiera soñado jamás moverse con semejante agilidad, solo comparable con la de un felino. Vestía ropajes oscuros, que parecían hechos con retales de telas viejas, saltó de una azotea a la siguiente como quien salta un pequeño escalón y se detuvo para lanzar una mirada al fuego purificador que invadía la noche, hasta allí donde abarcaba la vista. La gran ciudad había sido sacrificada al dios del fuego como un virgen inocente en un sangriento ritual satánico.
La puerta metálica de la azotea se abrió de golpe, dando paso a un grupo de matones vestidos con elegantes trajes oscuros y gafas de sol  de marca, que reflejaban las llamas de la gigantesca hoguera como espejos. El último hombre que entró era inmenso, una mole de más de dos metros de alto, y de una anchura de hombros similar a la de un armario ropero. Tenía la cabeza completamente afeitada como una bola de billar y no tenía cejas ni  pestañas. Portaba un traje blanco inmaculado. En sus gordos dedos, sus pequeñas orejas y su grueso cuello el oro se comportaba como una amante fiel y lo rodeaba con un abrazo amoroso, casi lujurioso. Aquel hombre amaba el oro sobre todas las cosas con una pasión enfermiza y obscena.

lunes, 14 de abril de 2014

BAAL

El juglar, el monje, el caballero y los cinco guardias reales, que les acompañaban,  llegan al pueblo abandonado tras largas semanas de viaje. Los rumores eran sin duda ciertos, las señales que han visto a lo largo del camino han sido certeras. El mal se encuentra en ese lugar, se puede oler en el aire, se siente en el ambiente pestilente y helado que emana de cada cabaña, de cada establo, de cada ventana. No hay ningún animal correteando  en los corrales, ningún pájaro surca el cielo, salvo un centenar de negros cuervos que clavan en ellos sus pequeños ojos  de miradas de ónice, posados juntos en un enorme roble que se alza en el centro de la pequeña aldea, nada vivo parece poder habitar allí. La niebla envuelve el lugar, parece acariciar el pueblo como una mortaja acaricia la piel de un cadáver. El silencio que surge del interior de la aldea es tan antinatural que enerva los nervios de los hombres y de sus monturas que se muestran agitadas y ansiosas, deseosas de abandonar aquel lugar de maldad al que les llevan sus amos.


martes, 1 de abril de 2014

UN CORAZÓN DE PIEDRA

Los gritos, los insultos y los golpes se escuchaban desde el exterior de la casa con rotunda claridad, las grises figuras de los paseantes que cruzaban la calle, bajo la fría cortina de la lluvia de otoño, se detenían un momento, alarmadas, pero después de unos instantes de duda, agitaban la cabeza como quitándose un peso molesto de encima, el peso de su conciencia, y se alejaban con pasos rápidos haciendo oídos sordos a lo que ocurría en el interior de aquella vieja casa de  puerta carmesí del color de la sangre coagulada.
Todos en la pequeña ciudad conocían bien el humor agrio de ese hombre y el mal vino que le embargaba tras pasar largas horas en el mugriento bar de la esquina de su calle, trasegando en silencio vaso tras vaso de vino barato, sentado en una esquina de la barra con gesto  huraño, encorvado en su alta butaca,  cetrino, hosco, oscuro como un lienzo de Goya de la época en que al genial sordo le dio por pintar sombras.
Todos en la pequeña ciudad habían visto a su abnegada mujer con moratones en los brazos, el labio partido en dos, el ojo hinchado y teñido de un color amarillento de golpe viejo y cruel. 


Creative Commons License
This Work (LA OSCURA REALIDAD / http://microcuentosfantasticos.blogspot.com.es by Gonzalo Esteban Díaz/) is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES contado por Lorena García

LA CASA contado por Lucia Sugar

MIEMBROS

Google+ Followers

CITAS
MONTAJE POR LORENA GARCÍA @lalunaticadtv

EL PUENTE DE LA BRUMA

EL PUENTE DE LA BRUMA

LA CARTA

LA CARTA

El sueño de una noche en llamas

El sueño de una noche en llamas

UN CORAZÓN DE PIEDRA

UN CORAZÓN DE PIEDRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA ISLA DE LA PENUMBRA

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

LA LEYENDA DE LA DAMA DE LAS NIEVES

Celebración de las 10000 visitas del blog

Celebración de las 10000 visitas del blog

EL HAMBRE ETERNA

EL HAMBRE ETERNA
Gracias Lorena por las imágenes y por todo lo demás